lunes, 29 de enero de 2007

Cliente satisfecho


¡Qué importante es dar satisfacción a un cliente!, siempre que valoremos nuestro negocio o nuestro curro, sea del tipo que sea.
Os voy a contar mi experiencia para que comenceis a comprender la importancia de la estandarización y lo fácil que resulta hacer un kaizen.
¿Por qué cambié de peluquería la última vez?, muy fácil. No me dieron satisfacción, les fallaba su estándar. Normalmente me cortan el pelo con la máquina y con más frecuencia de la que yo quisiera, por desgracia, se acaba la batería y la máquina pega unos tirones horribles.
En este caso pueden suceder varias cosas; pero lo que normalmente pasa es que buscan otra batería y generalmente o no la encuentran o si la encuentran está descargada. Por lo tanto te siguen pegando los mismos tirones. (Aunque estás casi obligado a poner buena cara).
La tercera opción es que enchufan la máquina a la luz y te van dando con el cable en las orejas durante toda la faena.
¡Qué fácil sería ponerse de acuerdo y cada vez que se acabe una batería ponerla a cargar de nuevo!. Así conseguirían dar satisfacción a clientes tan pegilgeros como yo. Así de fácil podemos hacer un kaizen, simplemente creando un estándar donde no le había. Una pequeña mejora, como siempre, basada en la sencillez.

1 Comment:

Jose said...

Joder con el peluquero... Parece el del barrio de La Bordeta. Inversión mínima, máximo beneficio.

© New Blogger Templates | Webtalks