martes, 25 de septiembre de 2007

¿Pero quién es un ingeniero?

Recojo en esta entrada parte de una conferencia de Francesc Solé Parellada, Catedrático de la Universidad Politécnica de Cataluña. Y que he encontrado en un manual titulado: INGENIERÍA DE ORGANIZACIÓN: PRESENTE Y FUTURO publicado por la Universidad de Valladolid y coordinado por los profesores Ángel Gento Municio y Alfonso Redondo Castán.

Como profesional y miembro del gremio de la Ingenieria de Organización Industrial, es un tema que me interesa y por esto me he animado a transcribir parte de esta reflexión:

"Nadie ha sido capaz de dar una respuesta de consenso a la pregunta ¿quién es un ingeniero?. Es posible que no la haya. A veces se ha dado una respuesta desde el amor desordenado a la tribu. De aquí viene precisamente la primera confusión. No es lo mismo un oficio que una tribu. No hay que confundir un grupo cohesionado de intereses que unas capacidades profesionales aplicables. Ciertamente, hay carreras que tienen mucho que ver con una profesión, pero las hay, como la de ingeniero, que tienen más que ver con competencias, habilidades sociales y maneras de proceder.

Ser un profesional de la ingeniería significa "saber hacer" determinadas tareas específicas en un campo concreto de la técnica, pero además significa estar en condiciones de "saber" en un determinado campo del hacer, de tener modelo para poder crear, de afrontar los problemas de una determinada manera y de optar preferentemente por las soluciones llamadas prácticas. Ser de la profesión de la ingeniería quiere decir ser concreto. No cuadriculado sino concreto. Analizar los problemas para encontrar una solución factible, económica y útil. La más útil con relación al coste. Ser ingeniero significa cerrar los encargos. Es decir, no le basta con que un proceso o producto estén "casi terminados" sino que han de estar "terminados del todo". De aquí su obsesión por la planificación, por la exactitud y por la formalización de los procedimientos. No se trata tanto de ser meticuloso como de ser preciso. No se trata de ser empecinado sino eficaz. No se trata de despreciar la poesía sino de hacerla posible. El ingeniero y la ingeniera tienen su razón de existir en función de su capacidad de resolver los problemas "del hacer productivo" que en cada momento la sociedad le propone".

En definitiva, que estamos para resolver todo tipo de problemas que puedan surgir con el fin de que las fábricas continuen funcionando y si puede ser mejorando día a día.

1 Comment:

jomeini said...

¿Alguien con cierta competencia para comprender temas tecnológicos en un sentido amplio y no en lo que se supone el funcionamiento de una máquina??

© New Blogger Templates | Webtalks