sábado, 21 de julio de 2007

Kaizen en el taller de neumáticos II

Este post está dirigido principalmente a satisfacer la curiosidad de Jose . Y vienen a recoger una respuesta a un comentario realizado en un post anterior. Pero por extensión, me ha parecido que puede tener entidad suficiente como para ser un artículo por sí mismo; y de este modo satisfacer la curiosidad de otros lectores que busquen información sobre kaizen.

Parece que mis enseñanzas van surtiendo efecto.

Efectivamente, la filosofía kaizen dice que principalemtne hay que utilizar el ingenio antes que la inversión. Por tanto, lo que propongo es hacer una evolución progresiva. Primero estandarizar todas las operaciones y estudiar una nueva implantación de los elementos ya existentes. Esto no supondría ni un duro de gasto pero repercutiría enormemente en un gran aumento de la productividad.

A su vez, cabe esperar que al prestar servicios más eficientes-eficaces la satisfacción del cliente se eleve, por tanto entre en funcionamiento el mecanismo del boca-oreja y sean los propios clientes los que vayan haciendo una publicidad positiva y gratuita del establecimeinto.

Llegados a este punto, si la demanda de trabajo supera a la oferta que el taller pueda cubrir; no quedaría más remedio que estudiar un cierre de 15 días o un mes. Tiempo que se aprovecharía para, por medio de obra e inversión, realizar otra redistribución del taller, creando más puestos de trabajo y por tanto aumentando la capacidad de dar servicio.

Además, tengo que añadir que en este punto sería interesante introducir la figura del previsor (me gusta llamarlo así) que vendría a ser un supervisor. Se limitaría a realizar todas aquellas tareas que impiden a los operarios centrarse únicamente en el estándar de cambiar ruedas. Esto es, recibir a un nuevo cliente, dar precio de unas ruedas, recoger llamadas, ir a por un juego de ruedas, y mil operaciones que surgen cada día y que son necesarias realizar pero que no deberían interrumpir ni un minuto el trabajo que podemos denominar cotidiano. Espero que con esto quede satisfecha tu curiosidad y la de aquellos que al leer el primer post relacionado con los neumáticos se hayan quedado con dudas.

4 Comments:

Jose Martín said...

Queda saciada mi curiosidad por el tema, un millón de gracias.

Anónimo said...

joder, ya te podías explicar así conmigo a cerca de porque unos caminos son buenos y otros malos. Un saludo

Anónimo said...

Hace dos años hablando con Gemma coincidimos en que eras un "meapilas", me explico porque dicho así parece un insulto infantil de rabieta:
Da la sensación de que para ti el "SI" y el "NO" no son respuestas, sino más bien estrategias para alcanzar un objetivo, que los síes se convierten en noes cuando no los necesitas y viceversa. Cuando las preguntas no ayudan a tus planes, las catalogas como un "camino equivocado" al más puro estilo mafioso... para ti una respuesta no es el contenido que resuelve un interrogante... es otra cosa.
Tiendes a la adulación fácil, la vacía, al "a ver si te recuperas de las lesiones" y todo eso... porque no exige compromiso y queda bonito... Vaya rapapolvo, eh? como los de Risto Mejide. Ánimo, "errare humanum est" que diría Mario Cipollini, tienes detalles de ser una buena persona, no dejes que te les ahoguen tus miedos

Anónimo said...

Vinoukurov declaraba su odio y su desprecio por todos aquellos tramposos que recurrían a sustancias dopantes en el ciclismo...Yo que no me dopo (Pharmaton complex, una cápsula al día en periodo de máximo entrenamiento precisamente)... no sé, ¿odio? ¿desprecio? Simplemente ambición humana que no repara cuentas en lo lícito del método... o una especie de moral relajada que acepta el doping, porque lo considera una práctica extendida.
Desconozco si Vinoukurov se odia y desprecia... o se considera una persona por encima de todas las cosas y la única persona legítima para doparse, lo dudo, porque de serlo... que problema tendría haberlo reconocido... ojalá sepa desmoronarse y reconocer sus debilidades... le harían más humano... ojalá supiera rectificar sus palabras...
Lo más estupido es cuando todavía son capaces de enfrentarse a los laboratorios y decirles que son unos chapuceros en muchos casos... ¡Cuando el ser humano sabrá aceptar sus culpas, sus fallos... por si mismo sin hacer leña del más débil al que ven sencillo desprestigiar???

© New Blogger Templates | Webtalks