jueves, 15 de noviembre de 2007

La Calidad la hacemos todos

Como comentaba en una entrada anterior, hoy tocaba charla de calidad debido a que ha aumentado el tiempo de retoque porque no conseguimos fabricar bien a la primera. Situación, por otra parte normal, en el lanzamiento de un nuevo producto. Pero toda concienciación sobre calidad es poca, como dice kaizen, la calidad es lo primero.

La charla ha transcurrido con normalida hasta que el típico trabajador rebelde (el de casi siempre), ha comentado algo así: "es que cuando hay problemas siempre pagamos los mismos; pero cuando el que hace las nóminas se equivoca, nadie le dice nada sobre la calidad".

No han hecho mucho caso y la charla ha continuado. Ahora bien, ¡CUÁNTA SABIDURÍA REFLEJAN ESAS PALABRAS!, aunque quizá no fuera ni el foro ni las formas. Lo que si es cierto es que el hecho de que haya habido un incidente en la elaboración de una nómina, puede repercutir en el nivel de calidad de un vehículo fabricado. Me explico, ese día, el trabajador que sufre el error muy probablemente tenga la cabeza en la reclamación que tiene que hacer. O estará preguntándose todo el rato que, ¿por qué? o cualquier otra cosa. En lo que menos pensará es en cumplir sus estándares de trabajo, bajará enormemente su nivel de atención y como consecuencia aumenta el riesgo potencial de la generación de defectos.

Por tanto, los "sevicios transversales, auxiliares o de apoyo" repercuten mucho más de lo que creen en la fabricación directa de los productos. No sé si habrán recibido esta charla sobre calidad pero la deberían haber escuchado. Tampoco conozco sus objetivos anuales, pero por ejemplo, en el servicio que se encargue de elaborar algo tan delicado como las nóminas, debería aparecer un número máximo de errores que se pueden permitir y con tendencia a cero. LA CALIDAD LA HACEMOS TODOS.

2 Comments:

µßio said...

Si no existe un equilibrio entre departamentos, o clientes internos, si no existe RESPETO por los demás, su trabajo y su función, es una china en el zapato, el daño no parece serio, si se le hace caso A TIEMPO.
¡Salud!

eKaizen said...

Buenas, me prece que el conseguir un equilibio entre departamentos, al menos en las grandes empresas, es casi imposible.Cuando la declinación de objetivos es tal que los intereses individuales en busca de esos objetivos nos hace oponernos y enfrentarnos a nuestros propios compañeros.

© New Blogger Templates | Webtalks