jueves, 13 de diciembre de 2007

Sin compromiso, trabajar no tiene sentido

El gran reto consiste en lograr que los empleados crean en lo que hacen, alineándose con la misión y los valores de la empresa.

Este es el encabezamiento de un mail que me han enviado hoy, y que me parece que viene bastante al caso debido al debate que he leído en yoriento sobre las relaciones jefes - empleados y que a la postre, según este escrito, no son tan importantes como podíamos pensar en un principio; ya aparece situada en 9º puesto entre los factores que fomentan el compromiso de los empleados.

Por orden de importancia, según este escrito que me ha pasado un compañero y del que desconozco su procedencia:

1) Sentir que la alta dirección se interesa por mi bienestar personal.
2) Contribuir anualmente en la mejora de mis conocimientos y habilidades.
3) Que mi empresa tenga buena reputación e incluya la responsabilidad social corporativa en su estrategia.
4) Poder participara en la toma de decisiones de mi departamento.
5) Comprobar que mí organización resuelve de forma rápida los problemas de nuestros clientes.
6) Contar con objetivos y retos personales ambiciosos.
7) Tener buenas oportunidades de crecimiento dentro de mi empresa.
8) Disfrutar de un trabajo retador que me estimula y motiva.
9) Mantener una buena relación con mi jefe directo y mis compañeros.
10) Que mí organización fomente un pensamiento innovador.

La conclusión que podemos extraer de estas 10 claves y que coincide con lo que dice el artículo. Podría ser que necesitamos estar motivados para trabajar. El mundo laboral español, se caracteriza cada vez más por el cansancio y la falta de entusiasmo de muchos de sus trabajadores. Según los expertos, un creciente número de personas comienza a preguntarse por el sentido de su actividad profesional, para buscar más motivos por los que levantarse por las mañanas. El trabajo ya no sólo es un medio para ganarse la vida, tiene que ayudarnos a realizarnos como personas.

Como consecuencia de esta falta de motivación, las encuestas realizadas reflejan que casi la mitad de los trabajadores reconocen no estar comprometidos con su empresa y estar trabajando muy por debajo de sus posibilidades y capacidades. Por tanto, se puede afirmar que trabajar sin compromiso carece de sentido, a día de hoy. Pero es más, como pasamos más de un tercio de nuestro tiempo en el lugar de trabajo, esta falta de motivación se puede llegar a convertir en un verdadero suplicio. Que se transforma en desidia y concluye en peores resultados para las compañías. Por tanto, los líderes de las empresas españolas, deberían reflexionar ya que parece ser que dominan sus puestos funcionalmente pero no desde el punto de vista de la empatía, la comunicación y la transparencia.

Este cambio de tendencia se puede pareciar en la búsqueda de un nuevo empleo, especialmente por parte de los trabajadores con más talento. Que a la hora de realizar una entrevista se interesan por temas como la cultura empresarial, el tipo de relaciones jefe y empleado, los planes de carrera, etc. Sobre estos temas relacionados con las entrevistas personales, hemos podido debatir recientemente el blog de Senior Manager: Corporaciones Multinacionales.

Si estamos en condiciones de cambiar: ¿por qué no cambiamos?.

4 Comments:

sandro said...

Situaría bastante más arriba de ese noveno puesto la relación jefes-empleados (supongo que puede ser porque mi penúltimo jefe fue bastante malo).
No estoy de acuerdo, no obstante, en utilizar como medida el resultado empresarial, como bien dices se pasa un tercio de la vida trabajando, quizás más del que se pase con la familia, suena un poco como "Hay que portarse bien para que mamá nos ponga postre".
Por otro lado, no siempre coinciden los intereses de la empresa en términos globales con los de sus miembros (jefes, empleados...), que muchas veces buscan alcanzar o mantener cierta posición (no deja de ser un sistema bastante jerarquizado a un nivel tanto formal (burocrático) como informal(legitimació carismática)sin reparar en los instrumentos que a veces suponen una falta de escrúpulos terrible (callar al que tiene razón, autobombo, disimular, mirar para otro lado, anular al que puede demostrar una mejor condición...). Se trata de la psicología del dictador, la única diferencia entre unos y otros, es que lo que unos aplican a un Estado otros solo tienen la posibilidad de hacerlo en su casa o en su lugar de trabajo.Disculpa la extensión del mensaje

Senior Manager: said...

Pienso que el compromiso está al alcance de los empleados pero necesitan la orientación de los líderes de la empresa. La propia organización es la más poderosa influencia para el compromiso del empleado, debido a que la visión que tienen los trabajadores sobre la compañía está más modelada por lo que los altos mandos hacen y dicen más que por lo que perciben desde otros sectores de la empresa. Esto se comprueba mirando en las compañías con los empleados más comprometidos, en donde también se han obtenido los mejores resultados financieros que en aquellas en donde los empleados tenían menos compromiso. También sigo pensando que la clave es la motivación constructiva.

µßio said...

Cuando uno "cree" en una empresa, debe de hacerse accionista de la misma, no trabajar en ella.
Una empresa, sea cual sea, es como un experimento, una parte de la sociedad, PERO NO TODA la sociedad, que es mucho mas rica y diversa y dispone de mas puntos de vista.
Después de haber trabajado con distintos grupos, he visto que sólo hay dos aspectos en la empresa:
¹ Los beneficios y ² la expectativa de generarlos. Todo lo demás, está muy bien, es muy bonito, pero no hace empresa.
No es deprimente, simplemente es así y de su aceptación, viene el éxito.
¡Salud!

µßio said...

no siempre el trabajo que tenemos nos puede generar compromiso.hay gran cantidad de escritos sobre como motivar, o generar compromiso, pero siempre desde el punto de vista generalista y estándar, olvidándonos que el ser humano es mas variado, y mas, que los estándares a los que nos quieren plegar.
¡Salud!

© New Blogger Templates | Webtalks