martes, 19 de febrero de 2008

La precariedad laboral y los becarios


En los tiempos que corren, sabemos que empleo y juventud parecen términos reñidos, es suficiente con echar un vistazo a la encuesta de población activa del último trimestre de 2.007, o leer las cifras que recogen algunos sindicatos y que sitúan la tasa de desempleo juvenil en el 17,44%. De este irrisorio porcentaje de jóvenes trabajadores, prácticamente la mitad se encuentran en situación de temporalidad.

Pero ante tan precaria situación laboral, desde hace unos años para acá, se está añadiendo una nueva modalidad de acceso al mercado laboral, las becas. Tal es la extensión de estas prácticas, que actualmente ya se puede hablar de un nuevo modelo de relación laboral, que no debería contribuir a empeorar las cifras de desempleo juvenil, pero que en muchos casos lo está haciendo, desafortunadamente.

Originariamente, las becas estaban orientadas fundamentalmente a la investigación; principalmente en un ámbito universitario. Pero hoy en día se han extendido a la prácticamente totalidad de ámbitos laborales y de sectores productivos. Podemos afirmara que, se ha convertido en una de las principales vías de inserción de nuestros jóvenes universitarios, en el mercado laboral.

En muchos aspectos, la situación de los becarios es preocupante ya que, al ser un tipo de "relación laboral" de reciente creación. Existe una enorme vacío legal que regule su situación. Lo que hace que no esté asegurada su formación y su práctica, que es el objetivo principale de una beca. Pero tampoco está asegurado el control y el seguimiento del trabajo realizado por parte de los tutores. Pero además, carecen de todo tipo de derechos porque esta figura queda fuera del ámbito de aplicación de los convenios. Por tanto, están excluidos de prácticamente cualquier cobertura legal.

Los becarios son personas, y por mi experiencia puedo afirmar que muy válidos, muy preparados y con muchas ganas de trabajar, por lo general. No podemos permitirnos el lujo de que su primera experiencia con el mundo laboral sea ruinosa. Cuando alguien oferta una beca, debe de ser consciente de la responsabilidad que eso conlleva y jamás hacerlo pensando en el ahorro económico. Nuestros becarios son parte de nuestro propio futuro.

5 Comments:

félix said...

Las becas se pensaron para romper el círculo vicioso: no tengo experiencia, no me contratan; no me contratan, no tengo experiencia. Ello se produjo tras la presión que hizo desparecer determinados contratos para el aprendizaje. Cuando, desde un punto de vista legal, generas una rigidez (eliminando contratos flexibles pero con garantías salariales y sociales) y abres la espita por la vía de fórmulas como las becas, al final el mercado laboral tira por donde más fácil le resulta. No hay que olvidar que al margen de voluntarismos y de decisiones personales de muchos empresarios y trabajadores, el mercado laboral, aunque no nos guste, es un mercado y se rige con esa aplastante y poco "humana" lógica. Por desgracia, quienes deben entender eso, los políticos, prefieren el mensaje sencillo de "luchamos evitando la precariedad" cuando en el fondo, de forma indirecta, la promueven. Algo parecido a lo que ocurre con el precio de la vivienda: intervención y normas muy encorsetadas para proteger al ciudadano, que al final lo que producen son incrementos de los precios del suelo.

alimenticio said...

Si, creo que las becas se han alejado de aquellos objetivos para lo que se crearon. Ahora son un mecanismo privilegiado de selección de personal (meses observando a un individuo "por la patilla" para luego ver si nos vale o no y en tanto algo de provecho se le saca).
Su origen probablemente en la sacralización del empleo y en la necesidad de demostrar que se está dispuesto a entrar a cualquier precio.
La temporalidad en el empleo joven... no me parece un hecho preocupante, casi diría que al contrario, no apoltrona, es el momento de buscar.

Senior Manager: said...

Hay algo que debo aportar en relación a los becarios y es que si bien su situación en general es precaria, su estabilidad laboral es relativa y su sueldo bajo...No hay que olvidar que también es una muy buena oportunidad para cualquier candidato de entrar en una empresa grande y demostrar su valía que de otra forma no podría... Muchas empresas deben mantener obligatoriamente un "headcount" del cual no pueden salirse y el hecho de tener la opción de los becarios representa una excelente oportunidad para contratar jóvenes promesas que de otra forma nunca hubiesen podido contratar. Quiero decir, que no todo son desventajas.

eKaizen said...

@Todos: las becas son una buena idea, una gran idea. Pero en muchos casos, hacemos un muy mal uso de ellas.
Es cierto que sin quererlo pueden contribuir a fomentar la precariedad laboral.
También es cierto que en muchas otras ocasiones son "una medida" de hasta donde una persona puede llegar por conseguir un trabajo.
Pero también es cierto que en otras ocasiones representan una verdadera oportunidad de ingresar en una gran empresa, ya que te permiten demostrar tu valía.
Saludos

alimenticio said...

Son una oportunidad porque las cosas están hechas como están.
Se puede contratar perfectamente a la gente sin recurrir a la beca ¡hay periodos de prueba para echarles!Pero hay una especie de estética positiva de la beca y negativa del despido.La única ventaja se la veo a las empresas que se ahorran los sueldos de los convenios y a mayores aprovechan ese sentido estético de la beca (supongo que por ir aparejado en su origen a la investigación y a la modernidad). Un saludo

© New Blogger Templates | Webtalks