martes, 4 de marzo de 2008

¿Se podrían aplicar los principios del kaizen a una Democracia de Calidad Total?

Esta es la pregunta con la que el pasado sábado se iniciaba un comentario que escribieron el pasado sábado en Pensando en kaizen y que me ha hecho meditar bastante, este comentario continuaba así:


Algunos puntos:

1.Orientación al ciudadano : El ciudadano es Productor de Democracia. Consituye medio y fin. La cadena se detiene cuando un ciudadano "VETA".

2.Identificación de Agentes : Comunidad Ideológica o Política, Comunidad Territorial, Comunidad Socio Económica. Instrumento : Parlamento Tricameral (Senado/Parlamento/Cámara Socio-Económica)

3.Todos participan en la comunicación/determinación de metas : PRINCIPIO DE AUTODETERMINACIÓN.

Se que esta es una interpretación muy sui géneresis, pero os animo a que participes en el debate. ¿Qué pequeños pasos dariais para la mayor participación ciudadana ?

Es evidente que kaizen nació en un entorno industrial; por lo tanto, podríamos decir que éste es su hábitat natural. El entorno en el que mayor partido se le puede sacar. Pero bien es cierto que sus principios son tan básicos que bien podrían extrapolarse a otros ámbitos. En cuanto a si el ámbito social o político es el más adecuado, este punto ya me empieza a hacer dudar.

En primer lugar cabría preguntarnos: ¿qué entenderíamos por Democracia de Calidad Total?. Está claro que democracia, es una forma de gobierno en la que es el pueblo el que decide; y la calidad total, es un tipo de gestión que busca la total satisfacción del cliente en todos los ámbitos que se relacionen con una organización.

Ahora bien, aquí es donde para mí, entran en juego las contradicciones porque los ciudadanos al convivir en una estado de democracia seremos los generadores de la democracia, por medio de nuestras opiniones; como bien dice Ionnes Xabier en su comentario. Pero por otro lado, nos tendremos que dar satisfacción a nosotros mismos. O lo que es lo mismo, los representantes elegidos por el pueblo, deberían someterse a una especie de auditoría que evaluara su gestión. Para verificar si nos han dado satisfacción en todos los ámbitos. Pero, ¿no es este el sistema electoral del que "disfrutamos" hoy en día?.

¿Sería posible reorientar el sistema democrático actual?. Muy probablemente, el gran interrogante es cómo hacerlo. Porque posiblemente el hecho en sí de tratar de acercar las decisiones al pueblo, acabarían por alejarlo. Sería complejo el someter decisiones a continuos referéndums o incluso, los intereses de distintos grupos siempre se encontrarían enfrentados. Con lo que todos los intentos de implicar y acercar la política a los ciudadanos, redundarían en un mayor alejamiento entre electores y gobernantes.

Lo que si me gustaría destacar es los aspectos positivos que podría traer kaizen. Pero más que al sistema democrático en sí, sería al modo de trabajar de los gobernantes. Porque la filosofía kaizen siempre trata de buscar los aspectos positivos, solucionar los problemas, con sencillez e ingenio. Con una participación amplia. Tratando de encontrar la causa origen del problema, para atacar éste de raíz. Y estandarizando para evitar que los problemas reaparezcan.

Esta ha sido mi opinión, no sé si habrá aportado mucho. Os invito a que expongais las vuestras porque esto es una democracia y cada uno tenemos nuestra opinión. Y todas son válidas e igualmente admisibles. Me gustaría dar las gracias de antemano a todos los que participeis en este debate, especialmente a Ionnes Xabier que ha sido su principal precursor.

7 Comments:

amalgamadeletras said...

Interesante razonamiento el de aplicar la calidad total y la evaluación constante al sistema de partidos y a la democracia. Esto daría una idea de cómo marchan las cosas. Las encuestas ya dan una idea--aunque sea muy sesgada y parcial--de cómo marchan las cosas en política y la idea de los referendums es inviable. Es complejo realmente...

Jose Martín said...

Pues yo veo los referenda totalmente viables.

No se trata de elecciones cada semana (sería insufrible) pero sí grandes decisiones llevadas a referéndum cada trimestre.

Los políticos verían evaluadas sus propuestas periódicamente, de manera crítica y activa, teniendo que reorientar su actuación.

Anónimo said...

Los referendums como algo habitual tienen el riesgo de convertir la vida política en un compendio de decisiones bastante inconexas

Senior Manager: said...

Los referenda tienen sus pro y sus contra y sólo sirven como herramianta de consulta democrática, por lo que no son viables en las empresas...La diferencia es que un país democrático si se puede pedir opinión a los ciudadanos, pero en una empresa nunca sería lo mismo, ya que no se trata de democracia sino de participación. Una empresa sigue teniendo propietarios y accionistas, un país pertenece a todos los ciudadanos por igual.

mpiryko said...

Bueno, soy demácrata y mas, pero no quiero pensar lo que serían capaces los políticos con una herramienta así. La tecnocracia y la lógica científica creó la eugenesia y los fascismos. Así que en mi opinión, mejor que no.
Saludos

Ioannes Xabier said...

Egunon amig@s.

Despues del debate surgido a este tema, y dándole vueltas y vueltas, en el sentido kaizen más propio de realizar pequeñas acciones, al final como resultado he logrado el blog OIKOUMENE, con una entrada que prosigue con este tema, por cierto tan criticado e incluso ridiculizado por otros lares. Daros las gracias a todos.

Agur bero bat! ( Un caluroso abrazo!)


http://oikoumene.nireblog.com/

Alfonso Gadea said...

Sin comunicación no hay calidad

http://alfonsogadea.blogspot.com/2010/04/comunicacion-y-calidad-total.html

© New Blogger Templates | Webtalks