martes, 27 de mayo de 2008

Las técnicas SMED en el día a día


Dedicado a Rafa, autor del blog Ingenieros en Organización Industrial.

Todos aquellos que cocinamos de vez en cuando, por ejemplo, para hacer un cocido de garbanzos. Sin saberlo utilizamos técnicas SMED, al menos alguna de ellas.

Lo que quiero decir con esto es que todos tenemos el proceso a seguir en la cabeza, es decir, se trata de una secuencia en gran medida estandarizada. Y vamos siguiendo los pasos, no inventamos o improvisamos.

Pero lo más importante, como tenemos plena consciencia de la importancia del momento justo, para conseguir un plato perfecto, que deje satisfechos a nuestra familia (en este caso nuestros clientes). Lo tenemos todo bien preparadito: tanto la cazuela como los ingredientes bien dispuestos, el tocino y el chorizo cortado, los garbanzos en remojo, la zanahoria y las patatas peladas y troceadas, etc. Todo previsto y esperando a que llegue su "momento de actuar". Lo que en TPS podríamos traducir como separar las preparaciones internas de las externas. Las preparaciones internas son aquellas que solamente se pueden hacer en el momento preciso.

Pero abandonamos ya los símiles culinarios para centrarnos en el tema en cuestión, las técnicas SMED. Que significa Single Minute Exchange of Die, o lo que es lo mismo, cambio de útiles empleando tiempos de una sola cifra, es decir, tiempos de preparación inferiores a los 10 minutos.

Este concepto presenta la idea de que las interrupciones en la producción, debidas a cambios de utillajes, no deben de superar los 10 minutos. Teniendo como meta final el cambio instantáneo, cuando nos referimos al one-touch setup. Entendiendo como tiempo empleado en el cambio de útiles, el que transcurre desde la última pieza fabricada en un lote, hasta la fabricación de la primera del siguiente.

La necesidad de realizar unos cambios rápidos de útiles de producción, fue captada por Taiichi Ohno quien, junto con Shigeo Shingo desarrollaron los principios fundamentales de las técnicas SMED. Actualmente es uno de los pilares sobre los que se fundamenta el Sistema de Producción Toyota.

Pero ¿cuáles fueron los motivos que impulsaron a Ohno y Shingo a querer minimizar el tiempo empleado en el cambio de utillaje?. Las ventajas son evidentes, ya que, por un lado; el tiempo de disponibilidad de las líneas es mayor, con lo que se puede reducir el tamaño del lote de fabricación. Al trabajar con lotes más pequeños, se reduce el tiempo de entrega del producto ababado a su cliente (sea este interno o externo). Peo el hecho de reducir el tamaño del lote, también aporta otra serie de ventajas como pueden ser la disminución de los stocks de productos, tanto elaborados como semielaborados.

Al minimizar el tamaño del lote, la empresa gana en flexibilidad, pudiendo adaptarse rápidamente a la demanda del mercado.

Se hace necesario advertir sobre el hecho de que, aunque aumente el tiempo de disponibilidad de una máquina o línea de producción, no por ello debemos de tender a la sobreproducción. Esto sería un despilfarro, de peores consecuencias qu eel propio hecho de tener una máquina improductiva. En cualquir caso, la producción debe estar regida por la demanda del mercado, aunque esto suponga una baja tasa de utilización de la maquinaria. Las técnicas SMED contribuyen a que la empresa esté preparada para un rápido cambio en las tendencias del mercado, no están desarrolladas para contribuir al despilfarro.

En entradas posteriores abordaremos tanto los principales conceptos como las técnicas más importantes con las que aplicar SMED.

6 Comments:

Pilar Jericó said...

Esto me recuerda a la teoría del gestión del tiempo personal. En la medida que uno gestione diversos proyectos pierde eficacia cuando cambia de uno a otro. Al menos lo he vivido cuando estoy investigación... en otros no estoy tan segura.
Me gusta el símil culinario.
Un saludo

alycie said...

Cuando tengas que pedir ayuda a alguien, pídeselo a quien esté mas ocupado, pues los que no hacen nada, tampoco tendrán tiempo para ayudarte.
Esta es una de esas contradicciones aparentes, pero, quién encuentra tiempo para hacer muchas cosas, también encontrará tiempo para ayudarte.
Creo que va mas con la persona, que con el método.
¡Saludos y buen fin de semana!

eKaizen said...

@Pilar, gracias por la aportación. Nunca había pensado en sacar el SMED fuera de su entorno, pero si que se pueden buscar aplicaciones en otros ámbitos.

@Alycie, esa es la frase de mi padre. Siempre me lo dice, que hay que pedir ayuda a los que veas más ocupados; ellos te ayudarán seguro. Y lo tengo bien aprendido. Gracias por el consejo.

Un saludo y buen fin de semana a todos.

Anónimo said...

¡ Buena foto !, me está entrando u hambre.... creo que me voy derechito a cenar. Quizás me cene unos garbanzos como ésos ya que creo que a donde me voy los proximos 6 meses me va a ser difícil encontrarlos. Me estoy pensando en abrir un blog contando mis peripecias por las Galias.
Un saludo

eKaizen said...

@Anónimo, me parece muy bien lo de tu blog, pero piénsate lo del tema. Un blog para contar una experiencia de 6 meses, ya nace con fecha de caducidad.
Piensa en otros temas más generales pero que puedas incluir tus experiencias en Francia, porque puede ser interesante, para que otros aprendamos de tu experiencia. Siempre nos puede venir bien.
Espero que nos podamos despedir mañana, en caso contrario siempre tenemos este medio para comunicarnos. Que todo te vaya perfecto.

toño said...

Hombre, más que de lo ocupado que esté uno o no, entiendo que depende de la disponibilidad a los demás (saber renunciar a lo propio por ayudar a otros) y de cierta habilidad... Hay gente muy maniática y detallista que pierde el hilo de lo que está haciendo sencillamente por eso, por lo maniáticos que son, intentan hacer las cosas perfectas y eso es lo que las lleva a meter la pata, porque pierden amplitud de campo en su observación.

© New Blogger Templates | Webtalks