viernes, 20 de julio de 2007

Kaizen en Neumáticos Labordeta

Ante todo que quede claro, lo último que quiero hacer es una crítica; ya que se trata de un sitio con un trato al cliente exquisito y unos precios y servicios muy competitivos. Precisamente de esto aquí es de donde emana su problema. Tienen demasiado éxito que no están sabiendo explotar.

Pasando unos días con Jose (Totum) me dí cuenta de que tenía los neumáticos delanteros bastante machacaos y como no me gusta correr riesgos innecesarios fuimos a cambiarlos y claro; mi deformación profesional me llevó a analizar el trabajo en el establecimiento de Neumáticos Labordeta.

Creo que están perdiendo dinero; voy a exponer mi percepción de la realidad con una hora de observación aproximadamente. Puede que extrapolando esta observación a uno o varios días, las conclusiones sean otras, bien distintas.

Me quedo con la sensación de que tienen más clientes que tiempo/empleados porque mientras estaba allí fueron varios los que entraron y al rato se marcharon por diferentes motivos. No tienene ningún tipo de estandarización de la tarea y cambiar ruedas es algo que se puede estandarizar al 100% (como casi todo en la vida) y con una mejora en la distribución de las máquinas y las herrameintas junto con una buena estandarización podrían aumentar enormemente la productividad; y además sin que el trabajador aumentara su esfuerzo porque se lo ahorraría en paseos y operaciones sin valor añadido.

Personalmente, además de estandarizar todo el trabajo y dejar claro las competencias de cada empleado; cerraría el taller durante un mes y haría obras. Cambiaría la oficina de lugar y aprovecharía el espacio para montar otro puesto de trabajo de cambio de ruedas. Nunca hay que perder de vista que kaizen se aplica directamente al gemba, esto es, al puesto de trabajo y los puestos productivos, en este caso, son los que cambian los neumáticos. El resto de los oficios son auxiliares y de apoyo a la función productiva.

No pretendo ahondar más en la cuestión ya que, como expuse anteriormente, mi observación se limitó a una hora y las conclusiones reflejadas en este post pueden ser un poco precipitadas.

5 Comments:

Jose Martín said...

A parte de hacer un analisis muy superficial, te olvidas de una variable fundamental para cualquier empresa: la inversión económica necesaria para aplicar el Kaizen.

eKaizen said...

Parece que mis enseñanzas van surtiendo efecto. Efectivamente, la filosofía kaizen dice que principalemtne hay que utilizar el ingenio antes que la inversión. Por tanto lo que propongo es hacer una evolución progresiva. Primero estandarizar todas las operaciones y estudiar una nueva implantación de los elementos ya existentes. Esto no supondría ni un duro de gasto pero repercutiría enormemente en un gran aumento de la productividad. A su vez, cabe esperar que al prestar servicios más eficientes-eficaces la satisfacción del cliente se eleve, por tanto entre en funcionamiento el mecanismo del boca-oreja y sean los propios clientes los que vayan haciendo una publicidad positiva y gratuita del establecimeinto. Llegados a este punto, si la demanda de trabajo supera a la oferta que el taller pueda cubrir; no quedaría más remedio que estudiar un cierre de 15 días o un mes. Tiempo que se aprovecharía para, por medio de obra e inversión, realizar otra redistribución del taller, creando más puestos de trabajo y por tanto aumentando la capacidad de dar servicio.
Además, tengo que añadir que en este punto sería interesante introducir la figura del previsor (me gusta llamarlo así) que vendría a ser un supervisor. Se limitaría a realizar todas aquellas tareas que impiden a los operarios centrarse únicamente en el estándar de cambiar ruedas. Esto es, recibir a un nuevo cliente, dar precio de unas ruedas, recoger llamadas, ir a por un juego de ruedas, y mil operaciones que surgen cada día y que son necesarias realizar pero que no deberían interrumpir ni un minuto el trabajo que podemos denominar cotidiano.
Espero que con esto quede satisfecha tu curiosidad.

Anónimo said...

Lo de crear más puestos de trabajo... no veo claro que pueda ser algo bueno... una empresa sobredimensionada... vale, ahora muy bien, pero cuando las cosas vayan mal dadas???
Puede que en sus precios económicos un componente sea también el tiempo de espera que se le hace pasar al cliente... Estandarizar y distribuir tareas, muy bien, pero no caigamos en rigideces innecesarias... Por otro lado cualquier cambio, muchas veces genera cierta resistencia, adaptarse no es fácil y puede dar la impresión a algunos de que están cediendo control sobre los procesos... el típico "siempre lo hemos hecho así y tu eres el "listillo" que lo quiere cambiar", Por otro lado, no está tan claro que el cliente sea lo principal, en una gran empresa, está claro que los accionistas al estar desvinculados del proceso productivo lo único que pretenden es el máximo beneficio y para eso es importante el cliente, pero a lo mejor en un taller relativamente pequeño están contentos como están... Nadie te pide que corras las marathones con dos pompones para que los espectadores se lo pasen mejor. En definitiva, el cliente es importante... pero eso díselo al trabajador y convéncele de que se tiene que jorobar porque el cliente es más importante que él...

Anónimo said...

Tal como expones esto... Suena cobarde y presuntuoso.
Es ridículo que los consejos con los que se puede beneficiar Talleres Labordeta, se los cuentes a gente con la que ellos no tienen relación en vez de decírselo directamente.
Presuntuoso porque parece un "Vais a ver que listo soy yo y como sería capaz de arreglar el mundo si me lo dejaran entre las manos". Una especie de autobombo, de Sr. F... haciendo participes de nuestros ingenios a aquellos que nos van a decir "sí, sí", pero sin tomar el supuesto riesgo de que los que se puedan beneficiar de nuestro talento nos digan "no, no".
Cobarde, porque por debajo creo que subyace cierto miedo a un juicio crítico o a que por cualquier "garrulismo" no valoren nuestros consejos dados con las mejores intenciones.
Yo diría que probablemente sea más cobardía que otra cosa porque creo que de los consejos que les dieras, buenos o malos, podrían sacar consecuencias útiles

Anónimo said...

Y crear trabajo!!!! Puede ser un objetivo para el ministro de economía o algo así, pero probablemente Simon y Garfunkel estaban contentos siendo un dúo podían haberse arriesgado a hacer un cuateto y pasaron de ello...Trabajar es convivir 8 horas con alguien, entonces es posible que si están a gusto no tengan la más mínima inteción de crear trabajo... que vamos! normalmente la gente no le da por meter a desconocidos en el cuarto de los invitados, o a recoger autoestopistas

© New Blogger Templates | Webtalks