jueves, 8 de mayo de 2008

Coches, armas mortales incluso parados

Desde este blog, en varias ocasiones se ha repetido la idea de que la ergonomía y el confort del puesto de conducir beneficia notablemente la seguridad en los desplazamientos. No nos referimos a que haya que ir medio tumbado para conducir cómodo, no. Todo lo contrario, un diseño adecuado del puesto de conducir, contribuirá a retrasar la aparición de la fatiga al volante pero sobre todo, permite una mayor concentración en la función de conducir. Si todos los mandos del vehículo se encuentran a una distancia óptima, podremos accionarlos sin necesidad de apartar la vista de la carretera.

Porque, ¿a quién no le ha sucedido el típico susto que te das cuando notas que se te va el coche porque has perdido la concentración al tratar de espantar a una mosca?. Es una escena muy común, ese "volantazo" que nos recentra en nuestro carril cuando habíamos perdido la dirección por menos de medio segundo de falta de atención. Y es que al volante, cada detalle cuenta.

Con este tema de los detalles, tengo varias pretensiones, una de ellas es aleccionar a mi hermano. Para que aprenda de una vez como debe colocarse el reposacabezas. Los reposacabezas activos o "de libro", se inventaron por algo. En una entrada de hace aproximadamente un mes, referente al uso del cinturón de seguridad, mostrábamos como la desaceleración brusca forzaba a los ocupantes de un vehículo hacia adelante, pero si estas personas utilizan el cinturón, inmediatamente después se producirá un retroceso que impulsará a los ocupantes contra sus asientos respectivos. Es en este momento cuando se puede producir el famoso "latigazo" en el cuello. En parte, se podría evitar con la utilización correcta de un buen reposacabezas. El siguiente video lo muestra simulando un choque trasero y en menos de un minuto.

La segunda intención es hacer una llamada de atención hacia la responsabilidad de los adultos con los vehículos, incluso cuando está parados, especialmente si llevamos a niños dento. No podemos dejar de recordarles que el coche no es un juguete. Supongo que os habréis planteado que puedría suceder si un niño comenzara a jugar con los elevalunas del coche, ¿cómo podrían acabar sus deditos?. Este otro vídeo lo muestra muy gráficamente.



6 Comments:

elhectron said...

Da la sensacion en el video, de que el peligro está cuando estamos nosotros en el coche con ellos (los niños). Porque, normalmente, no dejamos el contacto puesto si los dejamos solos.

Silvia MV. said...

Yo, después de ver el vídeo de las lunas, me he puesto a pensar, en que creo que tanta tecnología electrónica en los coches puede resultar perjudicial.

Creo que me gustan más los tradicionales mandos manuales de siempre.

Es increíble, esta entrada me ha hecho retroceder a un accidente en el 2006, en el que casi perdemos la vida.

Cada día me dá más miedo la carretera.

alycie said...

A ver si éste comentario te gusta mas: Una de piratas, o cuando la carga de la prueba, recae sobre el acusado y no sobre el acusador.

B said...

Impresionante el video con la niña. :(
Ya estare posteando esto en mi blog proximamente.

Senior Manager said...

... Los coches son armas (como dices) y hay que saber el riesgo que corremos usándolos. Muy ilustrativo tu post y muy importante lo que expones...

eKaizen said...

@elhectron: si que da esa sensación, los vehículos son peligrosos en cualquier sentido. El video no es perfecto pero es lo mejor que he podido encontrar.

@silvia mv: no hay que tener miedo a la carretera, solamente respeto y ser prudente. Los vehículos cada vez están mejor diseñados y son más seguros. ¿Y los conductores?. Esa es otra cuestión.

@b: me parece bien que lo utilices en tu blog, cuanta más publicidad se le dé mejor.

@senior: desde este humilde blog tratamos de contribuir en lo posible a mejorar la seguridad en nuestras carreteras.

Un saludo a todos.

© New Blogger Templates | Webtalks